No a esta política

política

Carta para Ana Rosa Quintana

Escrito por RafaelVicarioRodriguez 30-07-2016 en pp. Comentarios (0)

Hola, Ana Rosa. Me ha sorprendido mucho su decisión de hacer público que alguien que diga "pograma" en vez de "programa" no merece ser diputado, en relación a Diego Cañamero. Es que recuerdo algunas cosillas, y me gustaría saber su opinión porque usted nunca ha dicho nada sobre ello.

La verdad es que no sé por dónde empezar, pero en fin. Como no recuerdo el orden cronológico de los hechos se los iré exponiendo desordenadamente, y me guataría saber qué opina.

1º) Nuestro presidente de Gobierno leyó un discurso, en el Congreso, en el que concluyó con "fin de la cita", fue el hazmereír de toda Europa. Y usted no dijo nada, tal vez porque como el discurso lo escribió otro (igual que su libro)... Espero que no opine que "ya tal". Otra de las las frases grandilocuentes de nuestro "querido" presidente, y nuevo motivo de sorna general.

2º) ¿Qué opina de nuestro "querido" presidente cuando mandó aquel email diciendo a Bárcenas que fuese fuerte? No la he escuchado.

3º) En relación a los casos de corrupción, ¿qué opina de aquella rueda de prensa mediante un plasma de nuestro "querido" presidente? Tampoco la he escuchado.

4º) ¿qué opina de que nuestro presidente sea el presidente del partido donde más casos de corrupción afloran continuamente, y que un juez haya declarado que el PP puede ser una organización criminal? Espero que su opinión no sea "que son casos aislados" o "que es mentira todo menos algunas cosillas".

Atentamente, le saluda un servidor.

Una visión del 24M que puede que no se debata en ningún medio

Escrito por RafaelVicarioRodriguez 30-05-2015 en elecciones. Comentarios (0)

¿Podrían los resultados de las elecciones del pasado 24 de mayo animar a votar al electorado abstencionista? ¿Ese que no vota por estar tan asqueado de la política?

Mucho se está hablando de lo ocurrido en las últimas elecciones autonómicas y municipales en España. Sin duda, uno de los análisis más acertados es ese que habla de un pueblo cansado de austeridad y reformas que nos quitan derechos y nos reprimen, y que ese pueblo ha decidido dar un vuelco a la izquierda dando una soberana lección a nuestros actuales gobernantes. Tampoco tienen menos razón aquellos que aseguran que la ciudadanía está harta de tanta corrupción, por supuesto.

Así las cosas, parece que lo lógico es lo que ha ocurrido, e incluso hay quien habría visto más lógico una mayor debacle del partido en el poder y unos peores resultados de su opositor mayoritario en el congreso.

Ahora bien, los resultados han sido los que han sido (hay posibilidades muy claras de cambios de gobierno en la capital y algunas ciudades súmamente importantes del país) con una abstención muy similar a las de 2011, quizás por eso no se ha observado especial interés de los dos grandes partidos (PP y PSOE) en arengar a las masas a votar.

La gran pregunta que creo deben hacerse todos los partidos, ¿qué habrían hecho esos abstencionistas de haber sabido lo que ha acontecido?, ¿habrían acudido a las urnas?, pienso que muy probablemente sí. Recordemos que la desafección de la política, en su mayor parte, la han provocado los propios políticos. Por tanto, no sería de extrañar que a alguien que observe el nuevo panorama pudiera volver a ilusionarle la política.

Conclusión: Las pasadas elecciones podrían constituir el pistoletazo de partida para que en las generales ocurran cambios de mayor importancia aún.

En la necesidad de hacer cambios que permitan acceder a la política a personas con vocación de trabajar por el pueblo

Escrito por RafaelVicarioRodriguez 09-06-2014 en Actualidad. Comentarios (0)

En los últimos tiempos asistimos al desmantelamiento del Estado de bienestar por parte de una clase política que no escucha a su pueblo y que se han acomodado en sus puestos buscando su interés personal y salvaguardando los de la banca y grandes capitales. No es de recibo que aceptemos lo que dicen, que no hay más remedio que tomar esta o aquella medida, para al final terminar humillando al pueblo y quitándole sus derechos, ganados con tantos años de sufrimiento. ¿Porqué todas las medidas terminan afectando negativa mente a la clase trabajadora, y sólo a ella?, la respuesta es fácil, pretenden mantener su estatus a costa nuestra, y nuestra reacción debe ser contundente. Debemos movilizarnos, asociarnos y en última instancia tomar decisiones, dentro de la legalidad, para intentar provocar un profundo cambio en el sistema, un cambio que les haga ver que no todo el monte es orégano, como dicen en mi pueblo.

En este enlace puedes unirte a una iniciativa que va en ese sentido: Firma, libremente, si estás de acuerdo.